Nunca se termina de aprender!...

www.growth.cl


...Mi trabajo es hacer preguntas poderosas…y movilizar a las personas, desde un punto de inercia, de comodidad y confort, a otro espacio, de aprendizaje y nuevas posibilidades...

lunes, 26 de abril de 2010

El arte de generar nuevos estados de ánimo.



A raíz de un video que acabo de ver, de un grupo de amigos de "Creemos en Chile" que emprendieron una maravillosa expedición al sur de nuestro país, para brindar apoyo y alegría a los afectados por el terremoto del 27 de Febrero pasado, aparecieron en mi muchas emociones y reflexiones. http://www.youtube.com/watch?v=sNY5q2sg9X0&feature=player_embedded#!

 
Me pregunto cuan a la mano tenemos la emoción de la alegría, para incorporarla como válida en nuestra vida -en todo contexto- y cuan a la mano tenemos la capacidad de brindarle a otros una sonrisa.

Si no hemos descubierto el poder que tiene una simple sonrisa, difícilmente podemos entender el aporte que podemos generar en los espacios donde nos movemos. Mas aún si hemos decidido escindir nuestros comportamientos bajo la premisa que existen ciertos contextos en los cuales la alegría no tiene cabida, peor aún. Es lo que muchas veces sucede en nuestros lugares de trabajo. En ellos la seriedad y en muchos casos la gravedad parece tener mejor acogida, sin permitirnos ver que en esos mismos contextos la incorporación de la alegría traería de la mano otras predisposiciones y emociones que nos harían mas fructíferos. Aparecería el entusiasmo natural, la motivación, se incrementaría la participación, se desplegaría la creatividad, en fin. Sin mencionar el aporte a la salud de las personas. Pero nuestra cultura ha asociado “irónicamente” un trabajar serio, con el exilio de la alegría en nuestras oficinas.

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de California ha descubierto que la sonrisa cambia la química de la sangre, protege al organismo contra la enfermedad y la depresión, detiene las enfermedades cardiacas, estimula la producción de las llamada beta-endorfinas, que actúan como neurotransmisores cerebrales, y que son consideradas como la morfina natural del organismo, puesto que tienen un efecto analgésico. Se ha demostrado que los cambios producidos por la sonrisa tienen lugar a nivel químico del cuerpo y  provocan que el individuo sienta cierto bienestar físico durante 24 horas.

Entonces me pregunto, si una sonrisa es capaz de provocar tantos cambios en nuestro sistema biológico, a nivel de nuestra fisiología, al generar tantos enlaces neurológicos y endocrinos ¿cuánto podríamos provocar a nivel del sistema social, organizacional o familiar si nos atreviésemos a incorporarla como el primer paso para generar nuevos contextos y estados de ánimo?

Permitámonos la alegría, la sonrisa y la risa .... cada vez que ellas vengan a nosotros!

Les dejo este nuevo link para que lo disfruten…tuve la suerte de trabajar con algunas empresas de este Holding y aprendí mucho de ellos. Los invito a ver como la alegría y la liviandad pueden notablemente favorecer un buen clima laboral! http://tele13.13.cl/noticias/nacional/16236.htm


3 comentarios:

Rodrigo Silva Ortúzar dijo...

Topísimo; el humor como método de sanación :)

Maricel Chinchón R. dijo...

Si! y no solo de sanación, yo lo veo a un nivel incluso anterior...un estado de ánimo de alegría como sostenedor y propiciador de salud laboral (a nivel de prevención).

Rodrigo Silva Ortúzar dijo...

Toda la razón colega!!!