Nunca se termina de aprender!...

www.growth.cl


...Mi trabajo es hacer preguntas poderosas…y movilizar a las personas, desde un punto de inercia, de comodidad y confort, a otro espacio, de aprendizaje y nuevas posibilidades...

viernes, 14 de mayo de 2010

Estás atento a tu sabiduría corporal?



Hoy está lloviendo…y aunque suene extraño, eso me motivó a escribir. Entonces pensé, que dispuso en mi el deseo hoy de escribir, así como a otros los mueve a hacer sopaipillas, a meterse en la cama calentitos, o a servirse un cafecito en la oficina. Y entonces pienso en la coherencia que a cada instante se nos aparece y que muchas veces no somos capaces de descifrar pues está en nuestra transparencia. Todo cuanto hacemos parece derivar de una conexión maravillosa entre lo que sentimos a través del cuerpo, las emociones que vivenciamos en un determinado momento y lo que pensamos.

Estuve el otro día en una charla de Coaching Somático dictada por Fernando Gil, un Peruano que se ha dedicado al trabajo fundamentalmente a través del cuerpo. Tomé la charla pues el cuerpo es un tema de mucho interés para mí. Desde una óptica distinta a la de mi formación como coach, el nos mostró como el cuerpo es receptáculo de todo cuanto ocurre en los otros dominios del ser, o dentro de la persona por decirlo en palabras mas simples. El trabajo que podemos hacer es enriquecedor por donde lo miremos, mas aún si pensamos la poca importancia que le damos al cuerpo.

Hace un tiempo atrás coloqué al final de este blog una encuesta sobre los dominios de la persona que cada uno creía que debía trabajar en su propio ser. El cuerpo salió último. No por nada es un dominio al cual nos acercamos con cautela cuando lo trabajamos con grupos de personas, seguro es un tema que puede incomodar, parecer muy intrusivo, hay quienes se sienten “haciendo el ridículo” si les hacemos respirar o moverse, en fin, parece ser un dominio relegado a la intimidad, pero a mi juicio una intimidad mal entendida. Es un tema que poco queremos intervenir o modificar, y que no nos parece cómodo trabajar con otros, mientras es EL dominio con el cual probablemente mas nos interrelacionamos. Es EL dominio que considero carga con “mas peso” pues sostiene todo cuanto hay dentro y fuera de nosotros. Las emociones, las frustraciones, los pensamientos, las acciones, los deseos, los quiebres, enfrenta adversidades, alegrías, gasta y genera energía, se enferma, se repone, se estresa, cobija, etc.

Fernando en su charla plantea un cuestionamiento que me pareció interesante compartir, en relación al podium que le hemos dado a la mente por miles de años: “le vas a creer mas a 1,3 kilos de cerebro, frente a 70 Kilos de sabiduría corporal?” Suena simpático no?, si, todos nos reímos hasta que empezamos a darle una vuelta. Llegué con este cuestionamiento a mi casa y dije: claro! Es sabiduría corporal, si evidentemente nuestro cuerpo aprende, y aunque gran parte de lo que aprende es aprendido por un cerebro nuestro cuerpo es quien al fin y al cabo registra. Cada célula de tu cuerpo aprende. Esto es parte de nuestro instinto de supervivencia, es cosa de mirar a un bebé recién nacido, quien a través de sensaciones corporales con la madre, a través de olores, tacto, temperatura, sabe que está la madre presente y no otra persona.

Nuestros primeros aprendizajes fueron hechos por medio de este cuerpo que hoy nos acompaña, es el mismo cuerpo con el que aprendimos a mamar y a caminar, con el que tuvimos las primeras sensaciones de dolor físico y emocional, con el cual aprendimos a sacar la mano cuando una vez nos quemamos, o el que nos avisó con un vacío en el estómago que había que pedir alimento. Pero no solo aprendizajes básicos nos ha brindado. Es el mismo cuerpo que ha estado con nosotros en momentos de fuerte emoción, es el que nos da la opción de tomar conciencia de un aquí y ahora, es el que nos permite relacionarnos y diferenciarnos, a través de el podemos accionar en el mundo, movernos, ejecutar. Por medio de el podemos expresar (querámoslo o no) emociones, deseos, pensamientos. “El cuerpo habla lo que el ser calla”.

Loable! Entonces ¿como no atender mas al cuerpo? Si hay tanta sabiduría almacenada en el.

2 comentarios:

Rodrigo Silva Ortúzar dijo...

Lindo artículo, pues invita a observar el cuerpo.
Y yo agregaría que el cuerpo no es solo un tema personal, sino que también grupal y social.
Ya lo escribí en artículo sobre la Ontología de la Selección Chilena, y vamos más allá, podríamos decir que a Chile le falta cuerpo para sostener la solidaridad. Por ejemplo, somos "secos" para lograr las campañas de la Teleton: Todos con mentalidad ganadora y solidaria, y todos nos sentimos orgullosos se ser chilenos, pero basta una semana, para que eso desaparezca; ¿por qué? Porque no tenemos un "cuerpo" como país que logre sostener el espíritu solidario permanentemente, y a penas se acaba la Teletón, volvemos a la antigua coherencia de ser una sociedad individulista...

Maricel Chinchón R. dijo...

En efecto Yoyo, no es solo un tema personal, también el cuerpo implica un relacionarnos grupal y socialmente. Y es una de las maravillas del cuerpo, ser puente entre nosotros y el mundo de las cosas y de los otros. Creo que ir teniendo mayor consciencia de este yo-cuerpo nos permitirá tener una mejor integración en comunidad.